En cuanto termina la Navidad, los comercios ya comienzan a decorar sus escaparates con corazones, bombones y frases cargadas de amor. Sin darnos cuenta nos estan anunciando que es San Valentín.

¿Es San Valentín un modo de comercializar y materializar el amor?

Amigos, en esta vida prácticamente todo es puro marketing. Por eso es tan importante que las empresas tengan una buena estrategia de marketing, y por eso se les da tanta importancia a las empresas que se dedican a ello. Es la mejor forma de vender un producto, de comercializarlo y de conseguir que la sociedad lo necesite y pague por él.

Pero, ¿ cuál es la razón por la que celebramos San Valentín?

San Valentín es comercial

14 de Febrero, día de los enamorados. Nueva ocasión para hacer regalos, para salir a cenar… En definitiva, para consumir. Pero consumir no es algo negativo. La sociedad funciona, entre otras cosas, gracias al consumo. A veces excesivo, y otras moderado. Y, aunque no queramos admitirlo, nos encanta tener cada mes una excusa para celebrar que estamos vivos.

Muchos dicen que no celebran San Valentín porque el amor hay que celebrarlo todos los días. Y, en nuestra humilde opinión, tienen razón. Pero no se trata de eso. Claro que el amor se celebra todos los días, y no se quiere menos por no celebrar San Valentín, ni más por celebrarlo. Se trata de recordar que lo que tenemos todos los días es muy importante, a pesar de que lo hayamos cotidianizado.

San Valentín marketing

Muy pocos saben realmente quién fue San Valentín, y cuál es su historia. Suele haber muchas versiones, pero la oficial es que fue un sacerdote que, en la época del emperador Claudio II, oficiaba en secreto matrimonios entre jóvenes. San Valentín fue condenado a muerte y, más tarde lo declararon mártir.

Pero a los que realmente les importa poco el por qué se celebra este día es a los hoteles y comercios que se benefician muy positivamente de este consumo. Atraen a su público mediante anuncios y descuentos que, si están bien diseñados y elaborados, pueden conseguir convertir el producto llamado 'San Valentín' en una necesidad humana.

¿Nuestra conclusión?

Celebres o no San Valentín, las campañas de marketing son tal, que consiguen que, vayas donde vayas, sientas que las parejas por la calle estén más enamoradas que nunca, que te encuentres corazones por todas partes, y que te apetezca comer chocolate.

A pesar del bombardeo, es una buena ocasión para celebrar que estamos vivos, y que el amor sigue triunfando en muchas facetas de la vida.

¿Y tú, eres de los que lo celebra?

Si es así, ¡te deseamos un feliz San Valentín, San Solterín o lo que sea!