Sesión de brainstorming: ¿qué se puede conseguir con ella?

Hoy en día, tener ideas nuevas, y frecuentes, se ha convertido en una necesidad. Pero forzar la inspiración no es fácil y, casi siempre, nos falta tiempo para pensar si trabajas en una agencia de marketing y comunicación como Rework Comunicación. Por ello, nuestras ideas surgen gracias a la técnica de brainstorming. ¿Quieres conocer más acerca de una sesión de brainstorming? Te lo contamos.

¿Qué es una sesión de brainstorming?

La técnica de brainstorming, es también conocida como tormenta de ideas o lluvia de ideas. Sirve para generar una gran cantidad de ideas que permiten identificar las causas o las soluciones posibles de una situación.

En líneas generales podemos decir que ésta consiste en desarrollar la imaginación asociando un concepto a otro, vinculando al mismo tiempo éstos con otros conceptos y, así sucesivamente, hasta llegar a una idea para lo que se quiere expresar.

Ideas creativas raramente ocurren en ambientes rígidos y formales. Es necesario crear un ambiente que facilite el flujo de ideas y en el que un equipo de trabajo se sienta cómodo para generar buenas ideas para su cliente.

Para que realmente funcione, debe seguirse un procedimiento determinado.

En primer lugar, todos los participantes deben estar informados sobre lo que se pretende trabajar, y las normas básicas fijadas por el cliente. A grandes rasgos podríamos decir que lo importante para que esta dinámica funcione es respetar la opinión de los otros participantes sin cuestionarla, permitiendo que todos expresen sus ideas para llegar así a un punto en común. 

Al finalizar una tormenta de ideas, se extraerán conclusiones y se llegará a un resultado. Eso sí, para conseguir resultados, la sesión de brainstorming tiene que ser efectiva y motivadora para los participantes.

¿Quieres animar las sesiones de brainstorming con tu equipo creativo? En Rework Comunicación te damos algunas ideas que harán tu trabajo más fácil.

Ideas para hacer más fácil una sesión de brainstorming

1. Fragmenta y construye ideas

La clave para convertir pocas ideas en muchas es dividiéndolas y volviéndolas a construir. Por ejemplo, si comienzas con un tema muy general, divide las ideas en pequeños grupos que luego se unificarán.

¿Cómo hacerlo? Pide a cada persona en la habitación que anote una idea en un papel. Después, haz que intercambien sus papeles con otras personas del equipo y que construyan las ideas a partir de la idea del compañero. Alterna los papeles varias veces y empezar una discusión con las nuevas ideas que vayan surgiendo. Puede ser muy divertido.

sesión de brainstorming

2. Fomenta la diversidad de propuestas

Las mejores sesiones de brainstorming se dan cuando todo el equipo se siente cómodo, y sin vergüenza de compartir sus ideas, ya sean buenas o malas. Rompe el hielo con bromas e ideas descabelladas y cuando los participantes comiencen a animarse, enfoca la sesión hacia ideas que creas que pueden funcionar. Luego los demás irán contribuyendo.

Trata de cambiar el entorno de las sesiones de brainstorming y realizarlas en lugares que no sean los de siempre. Si no puedes cambiar la sala, intenta cambiar algo en ella para estimular al cerebro como cambiar el orden de las sillas, colocar cuadros en las paredes o caminar de un lado a otro. Ayudará mucho.

3. Juega con las palabras

Los juegos de palabras pueden ayudarte a eliminar la mentalidad tradicional que tiende a producir ideas genéricas y poco originales.

¿Cómo se juega con las palabras? Escribe una palabra y deja fluir una serie de palabras que te vengan a la mente a partir de esa primera. Piensa para qué sirve esa palabra, su estética las metáforas que pueden estar asociadas a ella y así sucesivamente. Deja que las ideas fluyan con naturalidad y no pienses demasiado, tiene que ser espontáneo. Cuando tengas varias palabras, agrúpalas según su relación y surgirán conceptos.

sesión de brainstorming

4. Crea paneles de inspiración

Combinar imágenes, colores y arreglos visuales te puede ayudar a que las emociones y sentimientos salgan a la superficie con facilidad. Crear un moodboard o panel de inspiración es una de las formas más comunes de sesión de brainstorming, especialmente al tratar de crear nuevos conceptos de marca y diseño.

Un moodboad es una colección de imágenes, palabras y texturas que se centran en el concepto del tema o idea que se está presentando. Son muy útiles para comunicar cosas intangibles.

sesión de brainstorming

5. Haz garabatos

¿Sabías que hacer garabatos te puede ayudar a estimular tu visión creativa, aumentar la capacidad de atención y liberar la memoria? Aunque muchas ideas surgen hablando, hacer garabatos ayuda a que las personas dejen a un lado la mentalidad tradicional y piensen en las cosas familiares desde un punto de vista diferente, produciendo conexiones inesperadas. No tengas miedo de dibujar.